Proyectos Fab Lab

EDOM: Espacio Doméstico

Enrique Nieto | Pedro Alberto Cruz | Fru*Fru | Nov 2014

EDOM [Espacio Doméstico] es la primera propuesta específica en España cuya programación está enteramente dedicada a la exposición de videoarte. Este proyecto ha heredado de la arquitectura los valores de estabilidad y permanencia, por lo tanto se ha desarrollado un proceso de dignificación de las huellas de el espacio doméstico de dos viviendas del casco antiguo de Blanca (Murcia). Esto ha demandado unas herramientas cargadas de un fuerte potencial irónico como el tatuaje desinhibido o la perversión de los imaginarios habitualmente asociados al espacio doméstico, en un proceso guiado a pesar de todo por la búsqueda del glamour y la seducción.
Para generar este material disruptor se ha contado con la tecnología y con la fabricación digital. Se han conservado las formas presentes en la casa a través de sus baldosas y azulejos, pero se han reinterpretado, formando la iconografía y la señalética general del proyecto. Se han utilizado pinturas fluorescentes y metacrilato en espacios con cicatrices consolidadas.
Aquí el espacio se vuelve partícipe de la expresión artísitica y la dota de carácter con 13 estancias de videoproyección, como son la cocina o los cuartos de baño. En EDOM la obras son expuestas en la ambientación poco convencional del ámbito doméstico, lo cotidiano. Por lo tanto, el concepto de rehabilitación en este proyecto se presenta diferente, nos empuja a conservar el daño, reivindicar los estragos del tiempo como excepcional e inigualable dispositivo de exhibición.
Esta propuesta hace frente a la caja blanca, la cultura inhibidora, que encontramos asociada a la exposición artística. Espacio Doméstico plantea una revolución en lo que a estrategias de exhibición se refiere, en la medida en que capitaliza toda la historia vivencial del lugar, de manera que lo íntimo interviene decisivamente en lo comunitario, lo doméstico en lo público. El arte, que tradicionalmente ha pertenecido al ámbito de lo “público-masculino”, se manifiesta ahora en el de lo “íntimo-femenino”.
Se trata por tanto de generar una experiencia compleja en el disfrute de unas formas artísticas fuertemente caracterizadas desde lo tecnológico en un ambiente doméstico y domesticado.